Saltar al contenido

🌲 accesorios para patios y jardines

Usar muebles y accesorios para patios y jardines transformará tu espacio al aire libre en una habitación más que podrás usar durante todo el verano.

Tanto si piensas dar una fiesta de jardín, como cenar de forma lujosa al aire libre o buscar algo de paz y silencio, podrás crear un refugio tranquilo de exterior del que nunca querrás irte.

Como ocurre cuando inviertes en otros elementos de tu hogar, elegir muebles y accesorios para patios y jardines puede suponer una decisión importante.

Pero no te preocupes, porque nuestro equipo de expertos en diseño ha elaborado esta guía con todo lo que necesitas saber para que no tengas ningún problema en elegir los muebles de jardín que más te gusten: desde los materiales más adecuados según tus preferencias a cómo mantener los muebles de jardín en buen estado.

Eligiendo tus muebles de exterior

Hoy en día, los muebles de jardín son tan versátiles y elegantes como los muebles que puedes escoger para el interior de tu casa.

Esto significa que podrás personalizar por completo tu jardín para que se amolde a tus gustos y necesidades.

Hay un montón de opciones a tener en cuenta: la elección correcta será una extensión del estilo del interior de tu casa, pero siendo lo bastante resistente como para soportar las inclemencias meteorológicas.

Invierte en los muebles de la mayor calidad que te puedas permitir, y prioriza los materiales de alta calidad sobre los diseños que estén de moda en un momento dado.

Cada jardín es único, así que ten en cuenta la distribución a la hora de elegir tus muebles y accesorios para patios y jardines.

Considera si le da el sol y si hay árboles grandes que produzcan polen o que dejen caer hojas que puedan llegar a ser problemáticas. No es el caso si se compra un limonero.

Por último, ten en cuenta cualquier consideración práctica que pueda tener un impacto en el tipo de mueble de jardín que resulte más adecuado. Piensa en:

Espacio

Igual que harías a la hora de planificar el interior de tu casa, mide el espacio del que dispones para asegurarte de que tienes suficiente como para que los muebles quepan cómodamente y la gente tenga espacio para moverse alrededor de ellos.

Almacenamiento

Siempre recomendamos almacenar en el interior tus muebles y accesorios para patios y jardines durante los meses de invierno, ya sea en un garaje o en un cobertizo.

Si no dispones de mucho espacio, opta por muebles que se puedan plegar y empaquetar, o invierte en una lona pesada para cubrir y proteger tus muebles si pretendes dejarlos al aire libre.

Entablado

Si vas a colocar los muebles en tu patio en vez de directamente sobre baldosas de hormigón o sobre hierba, asegúrate de que sea lo bastante robusto como para soportar el arrastre y el movimiento de dichos muebles.

Piensa en cómo pretendes disfrutar de tu espacio al aire libre: ¿será un comedor de exterior, o un espacio relajante e informal en el que disfrutar de una taza de café y leer el periódico bajo el sol? Valora tus opciones para que se adapten a las actividades que suelas realizar.

Por otro lado, también puedes mezclar y combinar distintos muebles y accesorios para patios y jardines con el fin de crear la instalación de jardín perfecta:

Mesas para comer

Las mesas plegables baratas y las sillas de patio te proporcionarán un espacio para reunirte y disfrutar con la familia y los amigos.

Sofás, sillones y tumbonas

Los sillones, los sofás y las tumbonas inflables son perfectas para crear un entorno relajado que te permita saborear de verdad los días de sol.

Ten en cuenta las dimensiones de tu jardín para asegurarte de que eliges muebles que te proporcionen suficientes lugares para sentarte pero sin sobrecargar el espacio del que dispones.

Bancos

Los bancos y las mesas de jardín son una solución genial para sentarte en grupo cuando andas corto de espacio. Son baratos y resistentes, lo que hace que sean perfectos para crear zonas para los niños.

Hamacas y balancines

Una hamaca o un balancín en un lugar soleado es el máximo lujo en cuanto a relajación: los balancines para dos son una manera fantástica de disfrutar de un rato con tu pareja o de leer con tus hijos bajo el sol.

Materiales de muebles de exterior

Una vez que sepas lo que necesitas, el siguiente aspecto más importante que debes tener en cuenta del material del que estarán hechos tus muebles y accesorios para patios y jardines.

Estos materiales no sólo determinarán el estilo y el aspecto general, sino que también afectarán a lo bien que se comportará cada mueble contra los elementos. A continuación resumimos las ventajas e inconvenientes de cada uno:

Muebles de jardín de metal

Los muebles metálicos pueden recordar a un estilo clásico, pero también son perfectos para proporcionar un toque pulcro e industrial. Hay disponible una infinidad de colores y acabados.

Además, la naturaleza maleable del metal hace que pueda adquirir una gran variedad de formas: desde sillas de comedor tradicionales a mesas minimalistas.

Ventajas: la solidez y la durabilidad extremas (las herramientas esenciales para sobrevivir a las duras inclemencias meteorológicas) son las mejores características del metal.

Gracias a su naturaleza versátil, los diseños de hierro forjado adornados con curvas exhiben una forma esbelta pero a la vez son increíblemente robustos y no saldrán volando con el viento.

Por otro lado, los diseños en aluminio son fantásticas alternativas más ligeras. Busca diseños con pintura electrostática (o pintura en polvo) para evitar la corrosión.

Inconvenientes: los muebles metálicos pueden ser fríos e incómodos, pero esto no es algo que no pueda arreglar un lujoso cojín para exterior. También puede haber versiones más baratas que no sean tan resistentes.

En este sentido, no hay que subestimar a la Madre Naturaleza. Muchos metales baratos se oxidarán con rapidez, se deteriorarán y se volverán quebradizos al exponerlos a la luz del sol o a las noches frías y húmedas.

Así que considera únicamente muebles metálicos que tengan una garantía y hayan sido tratados de forma adecuada.

Muebles de jardín de madera

Con sus colores ricos y sus vetas únicas, los muebles de madera presumen de una belleza natural.

Este material ha soportado el paso del tiempo en la industria de los muebles por un motivo: tiene la capacidad de proporcionar un aspecto relajante a la par que refinado, además de tradicional y contemporáneo.

Ventajas: las maderas densas se utilizan para los muebles de jardín debido a su resistencia natural contra los rigores del uso al aire libre. Hay una amplia variedad entre la que elegir, incluyendo el eucalipto, el cedro y la secuoya.

Nuestra madera favorita es la teca: el Rolls Royce de las maderas duras. Su veta tupida y su elevado contenido natural de aceites proporcionan un lustroso tono de color marrón miel y una resistencia extrema al deterioro y al agua.

Inconvenientes: todas las maderas son susceptibles a las deformaciones, a pudrirse y a sufrir infecciones de hongos. Además, las maderas menos resistentes al agua también pueden menguar o hincharse con el tiempo.

Después de años de exposición a los elementos, la teca se desgastará de forma natural hasta tener una pátina de color gris plateado. Este aspecto envejecido es un extra para algunas personas. Sin embargo, si prefieres si aspecto nuevo, puedes tratar esta madera dura de origen tropical con un protector para así mantener su color.

La aplicación de aceites y selladores es una manera sencilla de mejorar el aspecto y la vida útil de todos los muebles de madera.

Muebles de jardín de ratán

Los muebles de ratán se fabricaban originalmente usando palmas entretejidas. Sin embargo, hoy se utilizan sustitutos sintéticos resistentes a las inclemencias meteorológicas.

Los diseños con efecto ratán o los de resina ondulada presumen de una belleza natural, lo que hace que sean perfectos para fabricar asientos relajantes. Sin embargo, gracias a su naturaleza sintética, están disponibles en una amplia variedad de colores.

Ventajas: la ventaja de los muebles con efecto de ratán es que tienen un acabado natural y están desarrollados específicamente para su uso en exterior.

La resina entretejida es insensible a los cambios de temperatura, promete no romperse y erosionarse con el tiempo, y casi no requiere de ningún mantenimiento.

También es un material ligero, lo que te permite experimentar y cambiar fácilmente la distribución de tu jardín.

Inconvenientes: los diseños de ratán suelen tener forma de caja. Esto implica que puede ser difícil almacenarlos durante los meses más fríos, y necesitan un montón de superficie. Por lo tanto, si no dispones de mucho espacio de almacenamiento, merece la pena que inviertas en una funda protectora contra cualquier condición meteorológica.

Accesorios adicionales

Una vez que hayas elegido tus muebles de jardín, podrás empezar a crear un espléndido oasis para el verano gracias a los distintos accesorios para patios y jardines.

Sombrillas

Las sombrillas proporcionan sombra durante un día soleado, y también pueden bloquear los rayos UV. Úsalas como foco de atención o para añadir un toque de brillo al estilo de tu jardín usando colores vivos y patrones.

Cojines

Los cojines son otra manera de darle color y textura a tu diseño de exterior y hacer que los muebles duros resulten más cómodos. Busca materiales resistentes a los elementos y rellenos que se sequen con rapidez en caso de que les sorprenda la lluvia.

Calefactores de patio

Un calefactor de patio permite abrazar de verdad la vida al aire libre, incluso cuando el sol se ha puesto. Proporcionan calidez y un brillo acogedor a tu jardín a medida que las temperaturas descienden.

Un calefactor de patio montado en la pared es una gran solución si quieres ahorrar espacio. Por otro lado, si pretendes usar el calefactor de forma habitual, elegir uno eléctrico es una solución más eficiente desde el punto de vista económico que uno que queme combustible.

Las hogueras y las chimeneas de exterior también pueden añadir una dimensión atmosférica a tu jardín.

Cuidando de tus muebles

Mantén tus muebles y accesorios para patios y jardines con el mejor aspecto posible año tras año, sea cual sea el material que elijas, sin más que seguir unos consejos muy sencillos:

  1. Mantén los muebles de teca limpios lavándolos de forma regular para ayudar a evitar las manchas y conservar su acabado natural.
  2. Usar un sellador o un aceite para teca, además de fundas para los muebles, ayudará a mantenerlos en buen estado cuando el tiempo sea más frío y húmedo.
  3. Mantén los muebles de tela limpios pasándoles un paño húmedo. Evita usar jabón en este tipo de muebles, ya que se puede quedar atrapado en el tejido y acabar por decolorarlo.
  4. Los muebles de ratán natural deberían guardarse en el interior durante el invierno y mantenerlos alejados de la luz solar directa para evitar que se decoloren.
  5. La pintura para metales puede ayudar a revivir los viejos muebles de aluminio que utilicen pintura electrostática (o pintura en polvo).
  6. Guarda los muebles metálicos en el interior durante los meses de invierno para evitar que se desarrolle una pátina de aspecto oxidado.